Search

Catedral de la Almudena

Quizás uno de los monumentos eclesiásticos más importantes de Madrid es la Catedral de la Almudena, no sólo por su simbología, sino también por el tiempo que se tardó en construirla, más de un siglo. La Comunidad de Madrid, después de la desaparición de la iglesia de Santa María, en el año 1868, vió la necesidad de crear una nueva iglesia principal, en la cual todos los ciudadanos y ciudadanas, tuvieran un lugar para la oración.

Además, con la desaparición de la mencionada iglesia, Madrid se había quedado sin obispado propio, lo cual provocara que quedara segregado a la archidiócesis de Toledo, hecho que Madrid intentaría evitar a toda costa.

Por estos motivos, en el año 1883, se dió luz verde a la construcción de una nueva catedral en la capital, bajo el reinado de Alfonso XII, quien puso la primera piedra de esta catedral.

La finalización de las obras de la Catedral de la Almudena sufrieron un gran retraso, motivado por el exceso de personas que, una tras otra, estuvieron a cargo del proyecto de su construcción, ya que a ninguna le gustaban los planos que anteriormente se habían diseñado. También contribuyeron a ello las continuas paralizaciones que tuvo a mitad del siglo XX.

Los puntos más destacados de la Catedral son:

La cúpula, se puede ver que es de dos estilos claramente destacados, gótico y barroco, ambos de gran belleza. En ella se aprecian cuatro huecos y una pequeña linterna termal. Se pueden apreciar doce estatuas que representan a los doce apóstoles.

Fachada principal, es la que está mirando al Palacio Real, y la compone un gran pórtico con columnas dobles. Son de estilo neoclásico, con la imagen de la Virgen de la Almudena.

En el balcón de esta fachada se puede observar una vidriera de 10 metros cuadrados, donde se encuentra representada la Virgen de Lis junto a los cuatro evangelistas.

Las puertas de la fachada son de bronce con adornos y motivos representativos del cambio de milenio.

De las dos torres de esta fachada se conoce a la de la derecha como “Mariana” o “de los gallegos”, y en la torre que mira a la calle Bailén se encuentra el carillón.

La fachada de Bailén, esta fachada es la que se utiliza como vía de acceso diario a la catedral, y en ella destacan las puertas de bronce y el gran número de imágenes religiosas que contiene.

Interior, el interior de la Catedral es con forma de cruz latina, lo que le otorga un esplendor y vistosidad magníficos, predominando el estilo neoclásico y barroco.

La mesa del altar es de mármol verde. Cerca del mismo y justo a la derecha se encuentra la cátedra episcopal, tallada en madera de nogal en el año 1885.

La imagen de la Virgen de la Almudena, patrona de la Comunidad de Madrid, se encuentra situada junto al crucero del interior, donde hay dos escaleras para poder acceder a su altar.

Son dignas también de mención la nave central, de estilo gótico y con decoraciones pictóricas. También las vidrieras son otro elemento a tener en cuenta, creadas en el año 2004, y que provocaron bastante controversia cuando fueron colocadas.

Más información en http://www.catedraldelaalmudena.es/

Horario

De lunes de 9:00 a 20:30 horas.

Mapa

Localizacion

Calle Bailén, 10, 28013 Madrid




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *